Malnutrición


La malnutrición, se entiende comúnmente como la “desnutrición”, resultado de un balance negativo entre la ingesta alimentaria y los requisitos del cuerpo. La deficiencia es causada generalmente por la ingesta insuficiente de nutrientes (proteínas, vitaminas, energía…), pero también puede ser una consecuencia de un mayor gasto de energía.

La desnutrición proteico-energética afecta a todos los sistemas del cuerpo e inevitablemente resulta en una mayor vulnerabilidad a las enfermedades, el aumento de complicaciones y el aumento de la morbilidad / mortalidad, especialmente en los ancianos. Afecta a la composición corporal, empeorando la pérdida de peso fisiológica involuntaria debido al envejecimiento.

La malnutrición afecta al 19-38% de las personas que viven en instituciones1,2 y al 30-90% de los pacientes en hospitales 3,4.

Referencias: 1 Margetts BM, Thompson RL, Elia M, Jackson AA. Prevalence of risk of undernutrition is associated with poor health status in older people in the UK. European Journal of Clinical Nutrition. 2003;57:69. 2 Crogan NL, Pasvogel A. The influence of protein-calorie malnutrition on quality of life in nursing homes. The Journals of Gerontology Series A. 2003;58:159. 3 Thomas DR, Zdrowski CD, Wilson MM, Conright KC, Lewis C, Tariq S, Morley JE. Malnutrition in subacute care. The American Journal of Clinical Nutrition. 2002;75:308. 4 Pablo AM, Izaga MA, Alday LA. Assessment of nutritional status on hospital admission: nutritional scores. European Journal of Clinical Nutrition. 2003;57:824.

¿Qué es la Sarcopenia?

La sarcopenia es la pérdida de masa muscular (la masa corporal magra), la fuerza y el funcionamiento relacionada con el envejecimiento. Esta pérdida es un proceso complejo y multifactorial, que se produce generalmente como consecuencia de los cambios fisiológicos y / o patológicos. Generalmente asociado con la pérdida de peso1, la sarcopenia es un factor de riesgo significativo para la discapacidad en la población de edad avanzada2.
La prevalencia estimada de la sarcopenia en la actualidad es de 50 millones de personas. Teniendo en cuenta el envejecimiento de la población en todo el mundo, se estima que la sarcopenia afectará a más de 200 millones de personas en los próximos 40 años.

Los 3 factores de riesgo para la sarcopenia son:

  • La malnutrición, especialmente la deficiencia de proteína, que se produce en las personas de edad avanzada cuando la eficiencia metabólica está disminuyendo, lo que requiere un mayor consumo de proteínas para la síntesis de éstas comparado con las personas más jóvenes.
  • La edad: un proceso fisiológico normal, donde la masa muscular se pierde a un ritmo de aproximadamente un 1% por año después de los 30 años3. La sarcopenia tiende a comenzar a la edad de los 40 años y progresa más rápidamente después de la edad de los 754.
  • Sedentarismo: la inactividad reduce la masa muscular.

Recomendaciones para el control de la sarcopenia (Según la Society for Sarcopenia, Cachexia, and Wasting Disease5):

  • Suplementación proteica

Las personas mayores tienen un alto riesgo de ingesta inadecuada de proteína6, ya que necesitan más proteína por kilogramo que los jóvenes para mantener los niveles adecuados que refuerzan la masa muscular7,8.
Existe una asociación positiva entre la ingesta de proteínas y la masa muscular en los ancianos9,10. Como consecuencia de ello, una ingesta de proteínas y de energía adecuada es clave para la prevención y para revertir la sarcopenia como parte de un enfoque terapéutico multimodal.
Se recomienda que la ingesta total de proteínas sea de 1 a 1,5 gr/kg /día11,12. Los aminoácidos esenciales, especialmente la Leucina, son potentes estimulantes para la síntesis de proteínas en el músculo5. Por lo tanto, la cantidad y la calidad de las proteínas son fundamentales para el control de la sarcopenia.

  • Ejercicio físico

Se recomienda un mínimo de 20 a 30 minutos diarios de entrenamiento de resistencia y ejercicios aeróbicos, 3 veces por semana para reducir la pérdida muscular y prevenir la sarcopenia, en combinación con una adecuada ingesta de proteínas.

  • Otros suplementos

Hay alguna evidencia de que los suplementos de creatina13,14 y el mantenimiento apropiados de los niveles de vitamina D en sangre, pueden mejorar el desarrollo muscular, así como mantener la fuerza muscular y el rendimiento físico15.

Laboratoires Grand Fontaine ofrece una gama completa de productos nutricionales adaptados a la condición del paciente:

Referencias
1 Janssen I, Shepard DS, Katzmarzyk PT, Roubenoff R. The healthcare costs of sarcopenia in the United States. Journal of the American Geriatrics Society 2004;52:80–85.
2 Volpi, E, Nazemi R, Fujita S. Muscle tissue changes with aging. Current Opinion in Clinical Nutrition & Metabolic Care. 2004 July, 7(4):405-410.
3 Morley JE. Anorexia, sarcopenia, and aging. Nutrition 2001;17:660–663.
4 Waters D.L., R.N. Baumgartner & P.J. Garry. “Sarcopenia: Current Perspectives.” The Journal of Nutrition, Health & Aging. 2000; 4(3):133-139.
5 Morley JE. Nutritional Recommendations for the Management of Sarcopenia. Journal of the American Medical Directors Association 2010; 11: 391–396.
6 Fulgoni VL 3rd. Current protein intake in America: Analysis of the National Health and Nutrition Examination Survey, 2003–2004. Am J Clin Nutr 2008;87:1554S–1557S.
7 Campbell WW, Crim MC, Dallal GE, Young VR, Evans WJ. Increased protein requirements in elderly people: data and retrospective reassessments. The American Journal of Clinical Nutrition. 1994 Oct;60(4):501-9.
8 Campbell WW, Evans WJ. Protein requirements of elderly people. European Journal of Clinical Nutrition. 1996 Feb;50 Suppl 1S180-3.
9 Vellas BJ, Hung WC, Romero LJ, et al. Changes in nutritional status and patterns of morbidity among free-living elderly persons: A 10-year longitudinal study. Nutrition. 1997;13:515–519.
10 Lesourd B, Decarli B, Dirren H. Longitudinal changes in iron and protein status of elderly Europeans. SENECA Investigators. European Journal of Clinical Nutrition. 1996;50:S16–S24.
11 Campbell WW. Synergistic use of higher-protein diets or nutritional supplements with resistance training to counter sarcopenia. Nutrition Reviews. 2007;65:416–422.
12 Arnal MA, Mosoni L, Boirie Y, et al. Protein pulse feeding improves protein retention in elderly women. The American Journal of Clinical Nutrition. 1999;69:1202–1208.
13 Brose A, Parise G, Tarnopolsky MA. Creatine supplementation enhances isometric strength and body composition improvements following strength exercise training in older adults. The Journals of Gerontology. Series A. 2003 Jan;58(1):11-9.
14 Chrusch MJ, Chilibeck PD, Chad KE, Davison KS, Burke DG. Creatine supplementation combined with resistance training in older men. Medicine & Science in Sports & Exercise. 2001 Dec;33(12):2111-7.
15 Mithal A, Bonjour J-P, Boonen S, Burckhardt P, Degens H, El Hajj Fuleihan G, Josse R, Lips P, Morales Torres J, Rizzoli R, Yoshimura N, Wahl D.A., Cooper C, Dawson-Hughes B. Impact of nutrition on muscle strength and performance in older adults. Osteoporosis International (in press). 2005.

¿Qué es la anorexia del envejecimiento?

Los procesos fisiológicos del envejecimiento, y los factores prevalentes en los ancianos, tales como las comorbilidades y la polifarmacia, a menudo causan la pérdida de apetito y la disminución de la ingesta de energía. Esto también se le conoce como anorexia del envejecimiento. La Saciedad (la sensación de plenitud que persiste después de comer y que conduce a la terminación de dicho acto) es un factor importante en el control del apetito y de la ingesta de energía: algunos mecanismos de la saciedad están alterados en los adultos mayores.

Aunque hay una alta prevalencia de exceso de peso en las personas mayores, la principal preocupación en esta población es la disminución de la ingesta de alimentos, lo que lleva a la pérdida involuntaria de peso significativo y la malnutrición proteico-energética. Los centros Centers for Medicare y Medicaid Services (CMS) define una pérdida significativa de peso no planificado o no deseado como una disminución del 5% en el peso corporal en más de 1 mes, un 7,5% en más de 3 meses, y el 10% en más de 6 meses1.

Factores que aumentan el riesgo de la anorexia del envejecimiento:

  • Factores sociales: pobreza, depresión, soledad y aislamiento social.
  • Factores psicológicos: disminución del apetito.
  • Factores físicos:
    • Dentaduras en mal estado y prótesis mal ajustadas.
    • Cambios en el gusto y en el olfato asociados con la edad.
    • Condiciones médicas tales como trastornos gastrointestinales, problemas de mala absorción2, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, enfermedad de Parkinson, y artritis3
    • El deterioro cognitivo también puede conducir a la pérdida de peso, las personas afectadas por la enfermedad del Alzheimer o la demencia pueden experimentar pérdida de apetito o se olvidan de comer4
  • Medicación: la gente mayor son los principales usuarios de medicamentos con recetas, algunos de ellos pueden provocar malabsorción de nutrientes, problemas gastrointestinales, y pérdida de apetito.

¿Cómo prevenir o tratar la anorexia del envejecimiento?

  • Tratamiento dietético
    • Aumentar y/o enriquecer la ingesta de alimentos
    • Añadir potenciadores del sabor y adaptar la textura de los alimentos
    • El uso de suplementos orales con alta densidad calórica, proteínas y nutriente esenciales (vitaminas, minerales)
  • Tratamiento médico:
    • Definir y tratar la enfermedad subyacente
    • Cuando el tratamiento dietético no es suficiente, elegir una vía de alimentación adicional (alimentación por sonda enteral/ nutrición parenteral periférica) y/o tratamientos farmacológicos.

Laboratoires Grand Fontaine ofrece una gama completa de productos nutricionales adaptados a la condición del paciente:

References
1 US Centers for Medicare & Medicaid Services. State Operations Manual. Appendix PP – Guidance to Surveyors for Long Term Care Facilities. Section 483.25(i). Rev. 70. Revised January 7, 2011. Accessed September 15, 2011.
2 Donini L, Savina C, Cannella C. Eating habits and appetite control in the elderly: the anorexia of aging. International Psychogeriatric. 2003;15(1):73-87.
3 van Staveren WA, de Graaf C, de Groot LC. Regulation of appetite in frail persons. Clinics in Geriatric Medicine. 2002;18(4):675-684.
4 Johansson L, Sidenvall B, Malmberg B, Christensson L. Who will become malnourished? A prospective study of factors associated with malnutrition in older persons living at home. The Journal of Nutrition Health and Aging. 2009;13(10):855-860.

¿Qué es el cáncer?

El Instituto Nacional del Cáncer (NCI) de los Estados Unidos define el cáncer como una enfermedad en la que células anormales se dividen sin control y pueden invadir otros tejidos. Las células cancerosas pueden diseminarse a otras partes del cuerpo a través del sistema linfático y sanguíneo. Hay más de 100 tipos diferentes de cáncer, incluyendo el de próstata, vejiga, colon, útero, páncreas, estómago, recto y pulmón.La incidencia del cáncer aumenta exponencialmente con la edad, las personas mayores de 65 años representan el 60% de los cánceres recién diagnosticados y, el 70% de todas las muertes son por cáncer1,2. La desnutrición y caquexia (extrema debilidad del cuerpo inducida por la desnutrición y pérdida de peso) son las principales causas de morbilidad y mortalidad en el cáncer: se estima que el 20% de los pacientes con cáncer mueren por esas dos condiciones.3,4,5.
La malnutrición y la pérdida de peso también reducen la respuesta a la quimioterapia, debido a la toxicidad inducida por la mismaLos tratamientos contra el cáncer a menudo dañan las células y tejidos sanos, por lo tanto, los efectos secundarios son comunes. De hecho, el tratamiento del cáncer y el cáncer pueden afectar a la ingesta de alimentos y aumentar el gasto de energía, lo que conduce a la desnutrición y pérdida de peso:

  • Anorexia (pérdida de apetito)
  • Alteración del gusto y olfato, pérdida de apetito
  • Mucositis
  • Llagas bucales
  • Sequedad bucal (xerostomia)
  • Dificultad para tragar
  • Náuseas, Vómitos
  • Diarrea, Estreñimiento
  • Dolor
  • Ansiedad, Depresión

¿Cómo tratar y controlar el cáncer y sus efectos secundarios?

  • Tratamiento médico: el plan de tratamiento depende del tipo y de la etapa del cáncer, así como de la edad y la salud del paciente. El objetivo del tratamiento puede ser curar el cáncer, controlar la propagación de enfermedades o reducir los síntomas. Los tratamientos pueden incluir:
    • Cirugía (para eliminar o destruir el cáncer en una parte del cuerpo)
    • Radioterapia (para reducir o destruir el tumor)
    • Quimioterapia (para matar o detener el crecimiento de células cancerosas que se han extendido más allá del tumor original)
    • Estos tratamientos pueden incluir la terapia hormonal o terapia biológica, el trasplante de células madre.
  • La intervención nutricional es vital para contrarrestar los problemas relacionados con la desnutrición debido al cáncer. Se puede mejorar la respuesta a la quimioterapia, disminuir el riesgo de infecciones, y por lo tanto mejorar la calidad de vida del paciente. Algunos nutrientes tienen un efecto sinérgico con los tratamientos de quimioterapia. La evaluación nutricional es fundamental para el manejo clínico de los pacientes con cáncer.
    • Un buen estado proteico-energético es esencial, ya que el cáncer aumenta el gasto de energía y reduce la masa muscular.
    • Algunos nutrientes específicos, tales como los ácidos grasos poliinsaturados (PUFAs), oligosacáridos (FOS y GOS), antioxidantes (vitamina A, C, E, carotenoides, selenio, zinc) y aminoácidos, ayudan a mejorar el sistema inmune de los pacientes con cáncer.
    • Los suplementos de Glutamina reducen la mucositis6, un efecto secundario común de la quimioterapia. También mejora el metabolismo de las proteínas por la disminución de la degradación de éstas y el aumento de la síntesis de proteínas en la mucosa intestinal y en músculos6.

Laboratoires Grand Fontaine ofrece una gama completa de productos nutricionales adaptados a la condición del paciente:

Referencias
1 Ries LAG, Eisner MP, Kosary CL, Hankey BF, Miller BA, Clegg LX, Edwards SEER. Cancer Statistics Review, 1973–1998. National Institute of Health. 2000 NIH publication 00-2789.
2 Yancik R, Holmes ME. NIA/NCI Report of the Cancer Center Workshop (June 13–15, 2001). Exploring the Role of Cancer Centers for Integrating Aging and Cancer Research. 2002.
3Muscaritoli M, Molfino A, Gioia G, Laviano A, Rossi Fanelli F. The «parallel pathway»: a novel nutritional and metabolic approach to cancer patients. Internal and Emergency Medicine. 2011 Apr;6(2):105-112.
4Paccagnella A, Morassutti I, Rosti G. Nutritional intervention for improving treatment tolerance in cancer patients. Current Opinion in Oncology. 2011 Jul;23(4):322-330.
5Muscaritoli M, Bossola M, Aversa Z, Bellantone R, Rossi Fanelli F. Prevention and treatment of cancer cachexia: new insights into an old problem. European Journal of Cancer. 2006 Jan;42(1):31-41.
6 Noe JE. L-glutamine use in the treatment and prevention of mucositis and cachexia: a naturopathic perspective. Integrative Cancer Therapies. 2009 Dec;8(4):409-415.